viernes, 27 de febrero de 2009

Una tarde melancólica

No sé quién dijo aquello de que la vida es lo que te pasa mientras esperas que te pasen otras cosas. Supongo que empleó el término esperar en lugar de desear, porque si hay algo en la vida que no se puede hacer es esperar. La vida no aguarda, y cada instante que pasa no vuelve, más si te vas de un sitio porque lo que queda en el pasado es el espacio y el tiempo. Cuando te marchas de un lugar te vas para siempre, porque cuando regresas el tiempo ha cambiado y el espacio también. Es la tristeza del emigrante, que jamás vuelve a casa. En estos melancólicos pensamientos me he metido yo solo después de recibir un correo de una cándida compañera que me trata como si fuera un niño de su pandilla. Era una de esas presentaciones de Power Point, que llevaba por título: “Juguetes de los 80 y 90, seguro que los recuerdas”. Sí, sí que los recuerdo, porque a principios de los 90 se los compraba a mis hijos.
Se agradece el correo, y mucho, porque se agradece que una jovenzuela te tenga en su lista de contactos; pero qué diferente es el álbum de sus recuerdos, al igual que la banda sonora de su vida.
Me ha alegrado el correo, pero me ha llevado a rincones de la memoria que hacía mucho tiempo que no visitaba; en los que no entraba porque sólo los abren las llaves de la distancia y la amargura.

jueves, 26 de febrero de 2009

Una de espías y otros asuntos

Los espías del P.P. han llegado, vía AVE, a Jerez de la mano de fotógrafos anónimos que aportan pruebas irrefutables de que, pese a todo, el personal de Infraestructuras trabaja. Estos avezados agentes secretos no sólo se hicieron con los documentos gráficos donde se ve al personal del Ayuntamiento trabajando para un mitin del PSOE, sino que además recibieron el soplo de que es dudoso que los sociatas protervos guardaran la facturilla por los servicios prestados.
¿Cómo llegó a oídos del servicio secreto la ausencia de obligación para el pago? Una pregunta que deja flotar en el aire la existencia de topos entre las filas facinerosas del contubernio judeomasónico que nos gobierna. Quizá no. Quizá la confidencia provenga del sinnúmero de administrativos que dejó el gobierno de García Pelayo colocados en el Ayuntamiento en el breve tiempo que ejerció como alcaldesa consorte. El caso es que, además de la factura de marras, fuentes cercanas a Los Dos Deditos, casi siempre bien informadas, aseguran que otros documentos consistoriales han corrido la misma suerte.
Entre los documentos que los espías no han hecho desaparecer sí que se encuentran los contratos de servicio para la participación de Jerez en la Feria Internacional del Turismo, Fitur 2004. Contratos adjudicados, según el periódico El País, a dos empresas vinculadas con Francisco Correa, el cabecilla de la presunta trama de corrupción cercana al P.P. que está investigando el juez Garzón.
Parece ser que en el breve espacio que duró el virreinato de García Pelayo sobre algunas áreas del Ayuntamiento tuvo tiempo de codearse con la flor y nata de los allegados de Génova.
Lo primero que hizo García Pelayo cuando alcanzó la alcaldía de Jerez fue acudir a dar gracias a la Virgen de la Merced por haber pactado con Pacheco. Un extraño gesto en política, donde los acuerdos se hacen y se deshacen en función de la lógica aritmética política, una de las pocas ciencias exactas vinculadas con el ocultismo y la Oratoria.
Hoy, lo primero que ha hecho tras conocer que hay periódicos que la vinculan con la presunta trama de corrupción, es montar un escándalo; un encierro en el Ayuntamiento. Ruido para confundir.
Hoy debería encomendarse a todos los santos de la política, porque puede estar escribiendo el principio del fin de una carrera que pudo ser brillante, porque Garzón no es un espía de tres al cuarto, ni un topo tramposo que filtra escandalillos a la prensa o al PP. Que este juez se fije en ti es algo muy serio

miércoles, 25 de febrero de 2009

Soneto del paño caliente

Alma de Dios que acudes a Fomento,
que arriesgas tu dinero peregrino,
del valedor de las rutas del vino
tendrás sólo un monótono lamento.

Qué no significa en Jerez fomento,
en este predio del fruto divino
donde la pobreza se abre camino,
sino paño untado en medicamento.

Paños calientes que sacan de quicio.
Diptico, triptico, fanfarronada,
cartel, papel, humo sin beneficio

Bruma, niebla que oculta a la mirada
que tras la marquesina y frontispicio
se arracima la nada, nada, nada.

martes, 24 de febrero de 2009

Morenatti, fotógrafo del año

Una de las fotografías de la colección premiada.
Leo con satisfacción que el fotógrafo jerezano, Emilio Morenatti, ha ganado la sexagésimo sexta edición de los premios “Pictures of de Year International”, lo que lo convierte en el mejor fotógrafo del año. Poco hemos podido leer en Jerez sobre este paisano que lleva años fuera haciendo un trabajo impecable en la agencia Associated Press. Morenatti, que ha cubierto conflictos como los de Irak, Afganistán o Palestina. Fue conocido a nivel nacional cuando fue secuestrado por un grupo palestino. Actualmente, Morenatti trabaja en Pakistán, de donde son las imágenes que forman el portfolio que le ha valido el galardón.
Las imágenes de Morenatti son realmente impactantes. Me he permitido seleccionar una de ellas, una niña salvando un Corán de las ruinas, para ilustrar esta entrada. La prensa local se ha hecho poco eco del prestigioso premio, pero si queréis ver la colección premiada podéis hacerlo en: http://www.emiliomorenatti.com/pakistan/ Algunas son realmente duras.

viernes, 20 de febrero de 2009

Será una Semana Santa austera




En Jerez pasamos de las alegrías a las penas y viceversa de una manera pasmosa. Hoy se ha presentado el cartel de Semana Santa, lo que nos recuerda que se aproxima la primavera y sus fiestas.
En mi última entrada hablaba del escaso seguimiento que había tenido la manifestación contra el paro, como si no hubiera parados en Jerez. Pero la realidad es muy tozuda y será precisamente la Semana Santa la que indague y nos diga cómo lo están pasando los jerezanos; si llenan las terrazas o si se suman al “P.P.” – paseo y pipas- .
Mucho me temo que la Semana Mayor de este año va a ser una de las más austeras de los últimos tiempos que, además, va a dar paso a una Feria desolada, que puede recordar a aquella triste “Feria de la Expo” que se prolongó en el tiempo para que el Levante azotara con su polvo las casetas del Real.
El cartel es clásico, por lo que gustará a todos. Para mí tiene un regusto añejo que nos traslada a otras épocas de escasez.

martes, 17 de febrero de 2009

Menos del 10% de los parados de Jerez acudió a la manifestación

Manifestación en defensa del empleo

Menos de un diez por ciento de los parados de Jerez se han echado a la calle para reivindicar su derecho al trabajo y a una amplia protección social que les ayude a soportar la crisis.
Hay quien ya ha calificado la convocatoria de éxito, sobre todo en comparación con las cifras que se suelen barajar en Jerez para este tipo de acontecimientos. Sin embargo, el asunto merecía, a mi juicio, una mayor respuesta.
Habrá quien busque el porqué de las cifras que se barajan en la fecha de la convocatoria, en la hora o en la falta de difusión.
Si los sindicatos hicieran autocrítica, a lo mejor descubrirían que muchas manifestaciones responden a un guión ya conocido y falto de contenido. Es la socialización de la protesta. La forma adecuada, correcta y hasta educada en la que los trabajadores pueden plantear sus reivindicaciones ante problemas en los que les va demasiado en juego. La población se moviliza, bien cuando algo le conmueve, bien cuando considera que el objetivo es alcanzable mediante la movilización. Sin embargo, ante una estrategia predecible, con un desenlace predecible, impera la desmotivación.
Si los parados de Jerez no acudieron a la manifestación contra el desempleo fue porque no vieron en ella más que otra convocatoria vacía.
La socialización de la protesta llegó hace muchos años incluso a civilizar los cortes de carretera; en los que la Guardia Civil pactaba unos minutos de interrupción del tráfico para que diera tiempo a hacer la foto.
Cuando se quiere algo de otro hay que saber con qué bazas se cuenta para conseguirlo, porque nadie cede nada porque sí. Con los políticos, que son los que pueden caer en la tentación de recortar derechos sociales, suelen funcionar las demostraciones de fuerza en la calle. Lo que no se les puede mostrar es falta de respaldo.
La manifestación de hoy debió llenar las calles de Jerez como nunca, pero se quedó en el intento, como siempre. Los sindicatos tienen que abrir un período de reflexión para buscar alternativas pacíficas al predecible guión de la manifestación .

El saqueo de Irak


Cuando ya nadie duda de que las armas de destrucción masiva no fueron más que una excusa para que George Bush y sus secuaces, entre ellos Aznar, se lanzasen sobre el petróleo iraquí, surgen nuevo escándalos. El Inspector General Especial para la Reconstrucción de Irak sugiere que los soldados de EE.UU. podrían haberse apropiado de más de 50.000 millones de dólares destinados precisamente a la reconstrucción. La Guerra fue un negocio para las fábricas de armas norteamericanas, para las empresas contratadas en la reconstrucción, y ahora se nos anuncia que además, el dinero para paliar la devastación ni siquiera llegó.
Hoy empiezan a campar por sus respetos profesionales del olvido que niegan que España participara en la guerra de Irak. Tan sólo en la pacificación, afirman. Pues bien, España participó en la guerra, envió un buque de apoyo que llegó a Irak justo cuando acabó la contienda, y también estuvo presente en la “pacificación”, eufemismo con el que se denomina la fase de consolidación del territorio previamente conquistado. En España tenemos ejemplos de guerras de “pacificación”. Sin ir más lejos, la Guerra de Marruecos fue una guerra de pacificación.
El legado de George Bush y de su acólito, José María Aznar, es de los más vergonzante que hay sobre la faz de la tierra; quizá por eso hayan comenzado los limpiadores profesionales a borrar el pasado, para ver si les da el mismo resultado que el borrado informático que hicieron antes de que Zapatero llegara a la Moncloa.

viernes, 13 de febrero de 2009

Siempre fue un placer hablar contigo

Sebastián González, junto a la alcaldesa, tras ser nombrado hijo predilecto de Jerez

Sebastián, siempre fue un placer hablar contigo. Con esa fe en el ser humano, en la solidaridad, y en el bien común. Seguramente esperabas mucho más de la democracia, como muchos otros, como mi abuela, que fue enlace sindical de la U.G.T. antes de que tú nacieras, y que en tiempos de Felipe González me pregunto: “Ramón, ¿tú crees que esto es socialismo?” Seguramente esperabas mucho más del movimiento obrero, y del movimiento vecinal que tú conseguiste vertebrar y que hoy despedazan los partidos según sus intereses. Hoy que la alcaldesa inaugura su propia página web para que los ciudadanos puedan hacerle llegar sus comentarios, me apetece recordar lo fácil que era abordarte en cualquier parte para hablar. Sebastián, te mereces ser hijo predilecto y mucho más.

Sí hay motivos... para salir corriendo

Javier Arenas, Teófila Martínez y María José García Pelayo

Sí hay motivos… pero para salir corriendo, y no precisamente para participar en la manifestación convocada por el PP del día 15 en Málaga.
Hace tiempo que el Partido Popular se había olvidado de las excursiones dominicales por las calles de las ciudades españolas después de salir de misa. No hace tanto tiempo cualquier excusa era buena para hacer demostraciones de fuerza. La negociación con ETA, o la presunta negociación con ETA llevó a la calle, un fin de semana y otro también, a los incondicionales de Rajoy entre las mayores descalificaciones que se puedan hacer a quienes intentaban acabar con el terrorismo. Quién no recuerda lindezas del tenor: “El PSOE escupe al PP en la cara de las víctimas.”
Ahora, el tripleperdedor, Javier Arenas, vuelve a convocar a los andaluces a una nueva manifestación, en esta ocasión en Málaga, en defensa del empleo. Arenas quiere que caminemos a su lado. ¿Para qué? ¿Pretende insultar ahora a la inteligencia de los andaluces?
Los andaluces sí recordamos las medidas del decretazo de 2002. Esa fue la respuesta que dio el PP a la defensa del empleo.
Aznar pretendió devolver a los trabajadores al pilón del pueblo, a esperar que el manijero llegara a contratar a quien quisiese. Lo pretendía conseguir mediante el compromiso que tenían que firmar los parados de buscar trabajo activamente y aceptar cualquier empleo que se considerase adecuado.
El decretazo consideraba incompatible el subsidio de desempleo con cualquier indemnización que superara el mínimo por extinción de los contratos.
Además, el decretazo eliminaba de la percepción del subsidio por desempleo a los fijos discontinuos.
El Partido Popular dejaba sin cobertura a los trabajadores que eran despedidos, aunque el juzgado le diera la razón más adelante, ya que su decretazo eliminaba los salarios de tramitación.
¿Y, en el campo? Su decretazo pretendía eliminar de forma progresiva el subsidio agrario eliminando de la percepción a quienes lo solicitaran por primera vez, o no lo hubieran solicitado en tres años.
Hay motivos y razones, no sé si ochocientas mil, pero sí las suficientes como para no estar al lado del tripleperdedor el día 15 en Málaga.

miércoles, 11 de febrero de 2009

Siervos por horas

Fernández Ordóñez

Se acabó la ilusión de vivir en un mundo utópico donde todos éramos ricos. Una fantasía que alimentó en España el bum de la construcción y la vivienda, donde los especuladores se hicieron de oro, y donde buena parte de los propietarios vieron la oportunidad de hacer dinero, elevando aún más el precio de los inmuebles.
Al son o el soniquete del pensamiento único se dio por difunta la lucha de clases, sin reparar en que la aparición de las clases intermedias es un fenómeno relativamente reciente que sólo tomó vigor tras las Segunda Guerra Mundial como modelo que enfrentar a la U.R.S.S. y sistema con el que frenar la pujanza de los movimientos socialistas en la Europa de posguerra.
La crisis del petróleo ya dejó claras las carencias de un sistema que arrasó regiones industriales enteras, y que mandó al paro a miles de trabajadores. Aquella crisis vino precedida como hoy por la debilidad del dólar, y otros problemas de la economía de EE.UU. como hoy, inmersa en la guerra, entonces la de Vietnam.
Hoy, cuando el sistema fracasa y devuelve a cada uno a su lugar - los pobres a la pobreza-, queda claro que, eliminados los oropeles, vuelven a reaparecer las miserias de las clases sociales. Unos, con un pie en el abismo del paro y la finalización de las prestaciones sociales, y otros, a buscar el despido libre y reducir al ciudadano a la condición de trabajador, a mera fuerza laboral.
Con qué falta de decencia quienes han provocado la crisis piden cambios para que nada cambie. Aún habrá quien crea que las clases sociales son cosa del pasado. Qué forma de engañarse. Ahora que la magia se ha roto, qué bueno sería despertar las conciencias para poner freno a los que piensan que el resto del mundo son siervos por horas.

lunes, 9 de febrero de 2009

Ni mártir, ni bandera


Ofrezcamos a Dios nuestro Señor el sufrimiento de Eluana Englaro y de su familia, que Él gusta del dolor, de la mucha sangre y de los cilicios.
Foto "prestada" por Reuters
Qué importa que para ella no haya esperanza, o que lleve diecisiete años en estado vegetativo. -No podemos pretender arrebatarle la vida como si fuéramos Dios-, dirán algunos. En realidad lo que pretenden decir es que no podemos arrebatarles – a ellos- la muerte, porque como dijo Herman Melville: “La fe, como un chacal, se alimenta entre las tumbas.”
Si como dice el eslogan de una más que prudente campaña agnóstica, -es probable que Dios no exista-, comportémonos con la mayor de las misericordias, la humana, y dejemos que la naturaleza siga su curso para que esta mujer abandone este mundo, al que algunos beatos
dispépticos del Valle del Guadalquivir se empecinan en llamar valle de lágrimas o valle de tinieblas. Debe ser porque viven en el valle del cilicio en el que el suplicio es un suceso conmovedor, mórbido y fascinante.
Conviene recordarles además a esos devotos del dolor que esta mujer no es una talla crucificada o ensangrentada a la que venerar, idolatrar o sacar en procesión. No es una mártir ni una bandera de nadie, es sólo un ser humano, por desgracia irrecuperable, que vive enganchado a una máquina, al que al menos hay que devolverle la dignidad dejándole morir.

viernes, 6 de febrero de 2009

Camareros asesinos


Camareros asesinos,
indecentes y pelotas,
animales de bellota
que encontré por el camino.

Necios, zafios, mentecatos,
bobos de nacimiento
que en el ayuntamiento
medran sin ningún recato.

Camareros asesinos,
repeinados, adustos,
que no ganáis para sustos
por taimados y cretinos,
analfabetos e incultos.

Tontaina de capirote,
balandrón de sinecura,
deudo de la amargura,
ignorante, lerdo, zote,
mas con la bolsa segura.

Cuídate en el consistorio
de las puñaladas traperas,
que quien menos te lo esperas
por su cultivo irrisorio,
con un rictus mortuorio,
habrá de buscarte el canzajo
para asestarte un buen tajo
y reír en tu velatorio.

Quién pondrá fin algún día
a ser mejor postulante
por servil asno humillante
o hermano de cofradía.
Acabe esta felonía
del doctor en el Inem
y el ignaro diciendo amén
instruyendo a la alcaldía.

Tome el bastón de mando este consejo,
el pollino tiñoso, ni pa pellejo.

miércoles, 4 de febrero de 2009

Jerikholding está en liquidación

Por aquí pasará el tranvía hacia La Granja

Me temo que no tengo mucho tiempo para dedicarme a estos menesteres, pero creo que se están generando demasiadas expectativas en torno a inversiones que se van a llevar a cabo en la ciudad. Sin ir más lejos el tranvía, que unos dicen que es una apuesta de futuro, que va a transformar la ciudad. Demasiadas expectativas cuando se habla de la línea uno, que partirá, –cómo no-, de Hipercor, y que circulará en dirección a La Granja por la avenida Caballero Bonald; una avenida que no existe. Que salvará las vías del tren por un paso subterráneo para conectar con la zona este de la ciudad. Por cierto, ¿no quedamos en que en esa zona el tren iba a ir elevado? Parece que no. Pasarán años hasta que veamos el tranvía circular por Jerez. Mientras, la mayor apuesta de futuro se desvanece junto con el futuro universitario y la educación, envueltos en la nebulosa de las obras faraónicas que empiezan a sonar a otros tiempos. Espero que los próximos inversores que aparezcan por Jerez no sean los suizos de Jerikholding, que por cierto está en liquidación

lunes, 2 de febrero de 2009

El que espera lo poco...


Suena contundente, rotundo; “la Fiscalía Anticorrupción denuncia a Pacheco por malversar dinero público”. Así reza el titular de La Voz de Jerez del pasado sábado 31 de enero para informar sobre las diligencias que se siguen en el jugado de Instrucción número 3 de Jerez contra el ex alcalde, Pedro Pacheco, por los presuntos delitos de malversación de caudales públicos y falsedad documental.
Escucho y leo numerosos comentarios sobre la corrupción política, y muchos exclamando: -¡Ya era hora! – La indignación que acompaña a los comentarios es lógica pero, qué cabe esperar.
La Justicia, a la que el propio munícipe calificó de ser “un cachondeo”, le absolvió en el caso del chalé de Bertín Osborne, a la que pertenece la famosa frase; una frase que adornó con calificaciones de “castradillos” y otras lindezas a los jueces lo que, en principio, le valió la condena por desacato. También le absolvió en el caso Sherryworld, contencioso que enfrentó durante años al político con los parcelistas de Los Garciagos. Salió indemne de descalificaciones como la referida al gobernador civil de la provincia, al que en su día acusó de ser el “chorizo que peor huele.”
Hubo otras memorables sentencias, como la dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía en el caso del antiguo Patronato Municipal de Deportes, que se extinguió con unos 120 millones de las antiguas pesetas en el limbo. Al final, todo quedó en una mala gestión por parte de los distintos delegados que por él pasaron, que llevaron las cuentas como entonces se llevaban, en una caja de Farias.
Seguramente acabará siendo mala gestión la adjudicación de obras a Jerecom, o la posible existencia de facturas de empresas distintas por las mismas obras, como ocurrió en el caso del Patronato de Deportes donde aparecieron facturas a cobrar por no se sabe qué servicios , y obligaciones sin respaldo alguno.
Más recientes son los casos de la “expropiación” de las fincas del Altillo, de las “Niñas”, a las que nunca se expropió y que todos engañaron o, el denominado caso de los “Huertos de Ocio”, que finalizará probablemente también como un caso de mala gestión municipal.
Yo no espero nada, aunque dice el refrán que el que espera lo poco, espera lo mucho.

domingo, 1 de febrero de 2009

Un tiempo que se acaba

Los heterosexuales a menudo aceleramos el paso cuando nos aproximamos por la calle a una mujer. No es algo aprendido, más bien es un impulso instintivo para no perturbar la tranquilidad de la dama. También es instinto, más que galanura, el echarse a un lado en un pasillo cuando es ella la que lleva prisa. Pero ocurre que hay edificios que no han visto un estudio antropométrico o de seguridad e higiene ni de canto, por lo que hay pasillos tan angostos y faltos de luces como las mentes que los crearon. En esas circunstancias no conviene acelerar el paso, y menos pararse para cederlo, so pena de parecer un baboso lúbrico. En el último de los casos es mejor alargar la zancada y mantener una prudente distancia con al señora que nos sigue. Siempre nos queda el recurso a la ilusión de pensar que es una mujer la que nos sigue o nos persigue. No es nuevo este recurso; de hecho, lo he visto poner en práctica en estas últimas semanas en algunos escritos de buenos cristianos que se sienten perseguidos cuando corren a ponerse delante de la gente, del común de los mortales, para gritar: “¡Me persiguen porque soy diferente!”
- Qué extraño, me pregunto-. Trato de recordar y recuerdo que si bien el sentido común no es más común de los sentidos, el más común de los anhelos es el de ser diferente. Despierta con la adolescencia y nos acompaña a los largo de la vida, aunque vaya perdiendo fuerza con los años y poco nos importe con la edad ser un calco del vecino, eso sí, con más pelo… ¡No es entonces, paradojas de la vida, más vulgar quien más busca su diferencia? No lo sé. Lo importante es ser uno mismo, se sea o no diferente. Lo que sí que es una paradoja es que el perseguidor implacable nos adelante, grite que le perseguimos, y aduzca su condición de cristiano y heterosexual para probar la acción persecutoria. Van por esos blogs de Dios almas desesperadas, desgarradas, tan en un sinvivir que uno piensa que hemos vuelto a la época del circo y los leones; cuando son estos cristianos, esos que se ponen delante para gritar que los persiguen, para reclamar para sí su derecho a la diferencia, los que claman al Santo Padre, que se niega a sumarse a la iniciativa francesa de pedir a la ONU que se despenalice la homosexualidad. ¿Quién es el perseguido? ¿A caso nos hemos vuelto tontos de repente?
Nos niegan el pan y la sal, y ahora se arrogan el papel de víctimas, sencillamente porque es más hermoso que el de verdugo. Piden espacio para vivir, para ser, cuando son ellos los que tienen que ceder el espacio usurpado a los demás; o cuando menos, no estorbar.
Estorba, sí, y mucho que haya quien les conteste, – nueva prueba de la falta de libertad que han de padecer- y deje constancia de su nombre, porque eso no denota miedo, sino el fin de un tiempo; de un tiempo de silencio que se acaba.