martes, 17 de febrero de 2009

Menos del 10% de los parados de Jerez acudió a la manifestación

Manifestación en defensa del empleo

Menos de un diez por ciento de los parados de Jerez se han echado a la calle para reivindicar su derecho al trabajo y a una amplia protección social que les ayude a soportar la crisis.
Hay quien ya ha calificado la convocatoria de éxito, sobre todo en comparación con las cifras que se suelen barajar en Jerez para este tipo de acontecimientos. Sin embargo, el asunto merecía, a mi juicio, una mayor respuesta.
Habrá quien busque el porqué de las cifras que se barajan en la fecha de la convocatoria, en la hora o en la falta de difusión.
Si los sindicatos hicieran autocrítica, a lo mejor descubrirían que muchas manifestaciones responden a un guión ya conocido y falto de contenido. Es la socialización de la protesta. La forma adecuada, correcta y hasta educada en la que los trabajadores pueden plantear sus reivindicaciones ante problemas en los que les va demasiado en juego. La población se moviliza, bien cuando algo le conmueve, bien cuando considera que el objetivo es alcanzable mediante la movilización. Sin embargo, ante una estrategia predecible, con un desenlace predecible, impera la desmotivación.
Si los parados de Jerez no acudieron a la manifestación contra el desempleo fue porque no vieron en ella más que otra convocatoria vacía.
La socialización de la protesta llegó hace muchos años incluso a civilizar los cortes de carretera; en los que la Guardia Civil pactaba unos minutos de interrupción del tráfico para que diera tiempo a hacer la foto.
Cuando se quiere algo de otro hay que saber con qué bazas se cuenta para conseguirlo, porque nadie cede nada porque sí. Con los políticos, que son los que pueden caer en la tentación de recortar derechos sociales, suelen funcionar las demostraciones de fuerza en la calle. Lo que no se les puede mostrar es falta de respaldo.
La manifestación de hoy debió llenar las calles de Jerez como nunca, pero se quedó en el intento, como siempre. Los sindicatos tienen que abrir un período de reflexión para buscar alternativas pacíficas al predecible guión de la manifestación .

No hay comentarios:

Publicar un comentario