jueves, 26 de febrero de 2009

Una de espías y otros asuntos

Los espías del P.P. han llegado, vía AVE, a Jerez de la mano de fotógrafos anónimos que aportan pruebas irrefutables de que, pese a todo, el personal de Infraestructuras trabaja. Estos avezados agentes secretos no sólo se hicieron con los documentos gráficos donde se ve al personal del Ayuntamiento trabajando para un mitin del PSOE, sino que además recibieron el soplo de que es dudoso que los sociatas protervos guardaran la facturilla por los servicios prestados.
¿Cómo llegó a oídos del servicio secreto la ausencia de obligación para el pago? Una pregunta que deja flotar en el aire la existencia de topos entre las filas facinerosas del contubernio judeomasónico que nos gobierna. Quizá no. Quizá la confidencia provenga del sinnúmero de administrativos que dejó el gobierno de García Pelayo colocados en el Ayuntamiento en el breve tiempo que ejerció como alcaldesa consorte. El caso es que, además de la factura de marras, fuentes cercanas a Los Dos Deditos, casi siempre bien informadas, aseguran que otros documentos consistoriales han corrido la misma suerte.
Entre los documentos que los espías no han hecho desaparecer sí que se encuentran los contratos de servicio para la participación de Jerez en la Feria Internacional del Turismo, Fitur 2004. Contratos adjudicados, según el periódico El País, a dos empresas vinculadas con Francisco Correa, el cabecilla de la presunta trama de corrupción cercana al P.P. que está investigando el juez Garzón.
Parece ser que en el breve espacio que duró el virreinato de García Pelayo sobre algunas áreas del Ayuntamiento tuvo tiempo de codearse con la flor y nata de los allegados de Génova.
Lo primero que hizo García Pelayo cuando alcanzó la alcaldía de Jerez fue acudir a dar gracias a la Virgen de la Merced por haber pactado con Pacheco. Un extraño gesto en política, donde los acuerdos se hacen y se deshacen en función de la lógica aritmética política, una de las pocas ciencias exactas vinculadas con el ocultismo y la Oratoria.
Hoy, lo primero que ha hecho tras conocer que hay periódicos que la vinculan con la presunta trama de corrupción, es montar un escándalo; un encierro en el Ayuntamiento. Ruido para confundir.
Hoy debería encomendarse a todos los santos de la política, porque puede estar escribiendo el principio del fin de una carrera que pudo ser brillante, porque Garzón no es un espía de tres al cuarto, ni un topo tramposo que filtra escandalillos a la prensa o al PP. Que este juez se fije en ti es algo muy serio

No hay comentarios:

Publicar un comentario