jueves, 19 de marzo de 2009

Paralelismos absolutamente forzados que se me han ocurrido el 19 de marzo


Hoy, que nos hemos despertado con el presidente del Xerez detenido y el regalo de los niños recién levantados, me da por pensar en la mala suerte que ha tenido el equipo. Basta con hacer una cuenta atrás con la nómina de los últimos presidentes: Joaquín Bilbao, ya ex presidente, Joaquín Morales, José María Gil Silgado o Luis Oliver. Pero me voy a detener en uno que no lo fue, Manuel Domínguez. El que no hizo el hipódromo, como no hizo tantas cosas, entre ellas comprar las acciones del Xerez. Me centro en este no presidente porque encuentro cierto paralelismo con otras presidencias que andan, si no vacantes, ocupadas en interinidad.
Contaban en su día de Domínguez, probablemente sea una leyenda urbana, que se hizo famoso a principio de los 80 por conceder entrevistas sobre sus futuras inversiones junto a yates que no eran de su propiedad, cosa que él no afirmaba ni negaba, simplemente posaba. Lo que no era un delito.
Cosas que no son delito
No es delito hacerse una foto junto a un precioso barco, como no es un delito colarse en la asamblea general de una asociación a la que uno no ha sido invitado. Tampoco es delito hacerse fotos en esa asamblea y colgarlas en un blog. Ni siquiera contar las numerosas propuestas aprobadas, que evidentemente no se han podido presentar. Tampoco es delito incluir en una candidatura a una persona que no se puede presentar, lo más que puede ocurrir es que te la impugnen.
Cuál es el paralelismo entre el Xerez y las elecciones del 13 de abril. Ninguno, a excepción del desmedido apetito por ocupar la poltrona que tienen algunos, que es inexplicable.

2 comentarios:

  1. Jajjaja...qué buenos esos paralelismos...algún día sería interesante publicar un estudio sobre la inexplicable atracción a la poltrona. ¡Oh poltrona de mis sueños! sueños de notoriedad y fotos rescatadas del blanco y negro, oh populismo comercial que no periodístico...
    ¿qué pasará el día 13? Bonito número por cierto.

    P.D.- ¿sabías que en cierto blog con moderación de comentarios no dejan entrar los ladriditos de esta indefensa perrita feliz? ¡las cosas de la vida!

    ResponderEliminar
  2. Esos son los de la libertad de expresión...

    ResponderEliminar