martes, 10 de marzo de 2009

¿Un motín?

No había pasado nunca; de hecho no ha pasado. ¿Un motín?
Todos los trabajadores tienen derecho a afiliarse a un sindicato, ya trabajen en una empresa privada o para la administración; así lo establece la Ley de Libertad Sindical, con mínimas excepciones. También tienen derecho a fundar un sindicato. Eso es lo que pretende la Agrupación de Técnicos Municipales de Jerez. Un grupo de personas que no se siente representado por los sindicatos de clase. Ese derecho se puede aderezar después con toda la apariencia de victimismo que se quiera, en una dehesa sin vallar donde se mezclan las churras con las merinas. - Es una forma de hablar, no pretendo insultar a nadie-.
Este embrión de sindicato no tiene ideología política, no puede tenerla, porque mezcla a toda clase de descontentos. Unos porque temen por sus puestos al haber estado vinculados con el “pachequismo”, otros porque nunca hicieron méritos para asumir los puestos que alcanzaron, y algunos – con toda la razón del mundo-, porque después de haber montado todo el andamiaje de la arquitectura del Jerez rural, ahora se ven relegado a meros observadores del derrumbe del edificio.
Estos técnicos, al parecer, no saben lo que quieren sus actuales responsables políticos, deben añorar a los Benito Rodríguez, Romero Gandolfo, Taboada o Luis Silva de antaño.
Dejan claro estos técnicos que no están de acuerdo con la nueva estructura de mando, con la congelación salarial y con el “estrambótico” Convenio Colectivo. Con una nueva estructura de mando que reduce una administración preñada de cargos que no hacen nada. Con una congelación salarial incluida en la cláusula adicional primera del Convenio del Ayuntamiento, que textualmente dice así:
“ Durante la vigencia del Convenio, se fija el límite de 45.000 euros anuales de retribuciones brutas, - sin contar antigüedad, plus de pantalla, ayudas sociales, ni horas extraordinarias - , como tope para devengar servicios extraordinarios, el incremento de pluses de Convenio y la retroactividad en los conceptos económicos de este convenio en 2008. No obstante, el tope de 45.000 euros se irá incrementado conforme al crecimiento del IPC.”
Dicen estar en contra del “estrambótico” Convenio. En contra de qué artículo. Del 26.3, sobre “adscripción provisional”, que permite obtener la categoría superior a quienes no la tienen por el hecho de desempeñar un puesto superior durante seis meses.
De todas formas, nunca hizo falta aplicar ese artículo para elevar y situar a alguien en los puestos de dirección, generando una pirámide invertida en el organigrama municipal. Pagos por servicios prestados a gentes poco competentes que luego de dejar el puesto han mantenido la categoría y, por supuesto, los pluses de productividad. Eso, lo tenemos que pagar todos los jerezanos.
Todo el mundo tiene derecho a defender sus intereses, a sindicarse libremente y a crear los sindicatos que quiera, pero por favor, no se escuden en actuaciones extrañas para lanzarlo.No hay motín, hay miedo a perder los privilegios que alguien les regaló. Cargos directivos ocupados por administrativos o por comerciales que perduran como recuerdos de otras épocas, o quizá no, porque con el PSOE esta práctica no se ha solucionado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario