lunes, 16 de marzo de 2009

Una cosa es el deseo...

“Seré está muy lejos de soy”, frase que acuñó D. H. Lauwrence, aunque bien pudo hacerlo cualquier otro porque su profundidad es mínima. Seré está muy lejos de soy, lo mismo que el deseo de la realidad.
Cuentan que una vez un niño, al que sus compañeros tenían en muy poca estima, comentó en el colegio que detrás de su casa se había instalado un circo. A la salida del colegio fueron muchos los compañeros que acompañaron al niño a casa para verlo. Por el camino el chico deseó con todas sus fuerzas que el circo estuviese tras el patio de su casa…
Con desear que las cosas vayan bien no es suficiente. Hay que empezar por reconocer que un ayuntamiento, cualquiera, es incapaz de solucionar el problema del paro.
Diez o doce personas en cada uno de los actos que convoca el gobierno municipal deberían hacer pensar que a nadie interesan las campañas de propaganda con las que espera que el público acuda en masa, sólo por el deseo de que eso sea así. El deseo desprovisto de certidumbres y de acción es sólo eso, deseo.
Si los ciudadanos no acuden es porque estarán preocupados por otras cosas… y no hace falta ser un lince…

1 comentario:

  1. Totalmente de acuerdo contigo.
    O como decía mi abuela: "del dicho al hecho,va mucho trecho".
    Hermoso cuento el del niño y el circo...

    ResponderEliminar