sábado, 4 de abril de 2009

"El que venga detrás que arree"

Me en cantó la defensa que hizo ayer Salvador León en la SER de la actuación económica del gobierno municipal. Sobre todo por recordar lo que todo el mundo decía mientras observaba el declive de Pacheco: “quien suceda a Pacheco las va a pasar canutas para arreglar esto”. Recuerdo al respecto un comentario de un amigo, que se encontró en una caseta durante la Feria al entonces alcalde. Según me contó, hablaron entre otras cosas de la mala situación económica del ayuntamiento y de los proyectos que pretendía llevar adelante el líder del PSA. La respuesta, que doy por cierta fue: “(…) el que venga detrás que arree”.
Hoy que estamos arreando propios y extraños, nativos y foráneos, leo que quieren expulsar a Pacheco del PSA por ofrecerse al PA como candidato a la alcaldía… Mientras, los escasos responsables del PSA tratan de mantener ilusionados a los también escasos militantes que aún no se han ido, con filtraciones sobre contactos con el PSOE para colaborar en un futuro gobierno en caso de que Pilar Sánchez pierda la mayoría absoluta.
Siempre he pensado que lo que todos consideramos comportamiento normal es un espacio muy ancho donde cabe casi todo, pero a la pérdida de la noción de la realidad siempre se le ha llamado locura.
Las enfermedades psíquicas son hoy las dominadoras de la salud humana; pero parece que también afectan a las instituciones. Mientras Salvador León decía en la SER, con buen tino, que para solucionar esto hay que pasarlas canutas, “la Onda Jerez” nos informaba por la noche, con pelos, señales y gráficos, de la evolución del paro en Jerez en los últimos meses. Pues sí, con todo lujo de detalles, y no es porque la emisora pública se haya democratizado. No, imagino que dominada por la histeria – de los que la dirigen-, se lanzó a ofrecer datos para afirmar que la situación en Jerez no ha empeorado tanto como en otras ciudades, sin reparar que, por fin, estaba enseñando el crecimiento del paro en Jerez a todos los ciudadanos, - como es su obligación-.
Esquizofrenia es lo que ocurre en la delegación de Seguridad, que negocia al margen del Convenio Municipal los servicios extraordinarios para que, precisamente los policías aprueben el Convenio, y luego niega tales aumentos argumentando públicamente que están fuera de Convenio. – No sé como escribir mejor esto último -. Y no me desdigo de nada de lo que escribí en una entrada anterior sobre el tema. No es posible ceder a las pretensiones continuas de la Policía Local, por el simple hecho de que tienen capacidad para causar problemas.
Gobernar es complicado. Cuando se toma una decisión siempre sale alguien beneficiado y alguien perjudicado. No se puede contentar a todos, destrozar la imagen de un político como García Bermúdez por que el Plan de Movilidad no contenta a cuatro. Al final ha quedado la sensación de que el Plan ha sido un fiasco.
Me encantó la intervención del viejo sindicalista en la tertulia de ayer, y por eso quiero expresarlo hoy aquí, porque fue franco, claro, diáfano. Uno no espera que el PSOE tenga una varita mágica con la que arreglar el desaguisado que dejó Pacheco en la ciudad, y supone que habrá que hacer frente a las apreturas de los ajustes en el ayuntamiento y de la crisis. Pero lo que sí espera es un gobierno transparente, firme, que abandone el rumbo errático; y sobre todo, democrático.

No hay comentarios:

Publicar un comentario