martes, 16 de junio de 2009

Oigo el eco de tu voz


Se me va la vida mes a mes deslizándome en este universo paralelo. Parece mentira que miremos el mismo jarrón, las mismas flores. Oigo el eco de tu voz en la escalera. El tiempo y el espacio nunca encajaron bien con nosotros. Busco una salida en este salón de los espejos que me devuelve siempre la misma imagen; la imagen de una realidad deformada que sólo existe en el cristal, y que no rompo porque hay reflejos de colores que se harían añicos y no proyectarían sus dibujos de arco iris sobre la pared.
Es extraña esta dimensión, plana, oscura, con límites por todas partes. Sin cielo. Sin alto, ni ancho, ni profundo. No entiendo este mundo sin aire… No acierto a comprender cuándo me convertí en una sombra de la China.

No hay comentarios:

Publicar un comentario