jueves, 30 de julio de 2009

140.000 pesetas


Adolfo Álvaro desarrolló su carrera profesional en Cádiz, pero comenzó su vida como periodista en Almería, en La Crónica del Sur. En su entrevista de trabajo, el director de La Crónica, además de comentar las vicisitudes y sacrificios que hay que asumir en la profesión periodística, le comentó que el sueldo en el periódico era de 70.000 pesetas, y le preguntó que qué le parecía, a lo que Adolfo contesto que era “inaceptable”. El director de La Crónica, sorprendido, le preguntó que por qué consideraba la oferta inaceptable. La respuesta de Adolfo fue lapidaria: “porque hoy en su editorial afirma que los empleados de las gasolineras perciben sueldos ínfimos en una ciudad en la que no se puede vivir con menos de 140.000 pesetas”.
Adolfo Álvaro comenzó a trabajar ese mismo día en La Crónica del Sur con un sueldo de 140.000 pesetas.
Así era Adolfo Álvaro; genio y figura. Un hombre que empleaba las pocas fuerzas que le quedaban al final de sus días en ponerse el traje y la corbata para acudir a la Clínica Universitaria de Navarra, aunque después tuvieran que sentarlo en una silla de ruedas para ingresarlo en el hospital. Bien vestido, porque de lo contrario, ¿cómo se le puede ordenar a las enfermeras lo que tienen que hacer?
Descansa en paz, Adolfo.

2 comentarios:

  1. ¡ay la de cosas que tenemos que aprender de los antiguos! Y eso que Adolfo es de los "antiguos" jovenes, de los de muchos años de profesión a la espalda sin dejar de ser joven...
    Si, descanse en paz.

    ResponderEliminar