viernes, 9 de octubre de 2009

Si cree que no merece el Nobel, debería rechazarlo


Yo también quiero el Nobel de la Paz. Ni siquiera he saltado de indignación cuando he escuchado esta mañana que el galardonado era Obama, lo cual demuestra mi talante pacífico y pacifista. Si de verdad cree que no se lo merece, lo que tiene que hacer es rechazarlo, para que recupere toda la dignidad que ese premio conlleva. Si lo rechazara, le admiraría.

6 comentarios:

  1. Pobre hombre......estará necesitado de algún dinerillo, con la crisis.......ya se sabe.

    ResponderEliminar
  2. La verdad que es alucinante. Yo ni me lo creía. Qué pena para los Nobel, ¡han perdido tanto! Y a mi me encanta la Obamanía, pero de ahí a esto... si lo devolviera, entonces sí que sería mi héroe.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, el nobel de la paz, en minúsculas, se lo terminarán dando a algún asesino radical, por permitir que otros luchen contra él. Así habrá fomentado la lucha por la paz.
    ¡Qué rocambolesco soy!
    Más lo merece Emilio Morenatti por mostrarnos la realidad de otras partes del planeta y tocarnos el alma.

    ResponderEliminar
  4. Bueno... también se lo dieron al terrorista Arafat, al no siempre claro Henry Kissinger, a la partidaria de la ablación femenina Wangari Maathai... vaya lista...

    ResponderEliminar
  5. Él sabe que no lo merece, él sabe que no han sido "extraordinarios los esfuerzos para fortalecer la diplomacia internacional y la cooperación entre los pueblos", como dice el Comité que se le ha otorgado el Nobel. Él sabe que no es un Nobel y eso es lo más triste que puede sentir un Nobel.

    ResponderEliminar