domingo, 21 de marzo de 2010

Si Dios existe tendrán lo que se merecen, pero antes tendrán que ser juzgados aquí en la Tierra y punto.


Como dice en la propia carta el Papa, serán las autoridades judiciales quienes impartan justicia en el tema de los abusos sexuales a niños de Irlanda. Por cierto son ya varias las ocasiones en las que la derecha más repulsiva, es decir, "los de siempre", hablan de homosexualidad, en lugar de corrupción de menores para tratar de aminorar la podredumbre dentro de la Iglesia. Os dejo, por si no lo habéis leido, un fragmento de la carta de Benedicto XVI.

A los sacerdotes y religiosos que han abusado de niños

Habéis traicionado la confianza depositada en vosotros por jóvenes inocentes y por sus padres. Debéis responder de ello ante Dios Todopoderoso y ante los tribunales debidamente constituidos. Habéis perdido la estima de la gente de Irlanda y arrojado vergüenza y deshonor sobre vuestros semejantes. Aquellos de vosotros que son sacerdotes han violado la santidad del sacramento del Orden, en el que Cristo mismo se hace presente en nosotros y en nuestras acciones. Junto con el inmenso daño causado a las víctimas, un daño enorme se ha hecho a la Iglesia y a la percepción pública del sacerdocio y de la vida religiosa.
Os exhorto a examinar vuestra conciencia, a asumir la responsabilidad de los pecados que habéis cometido y a expresar con humildad vuestro pesar. El arrepentimiento sincero abre la puerta al perdón de Dios y a la gracia de la verdadera enmienda.
Debéis tratar de expiar personalmente vuestras acciones ofreciendo oraciones y penitencias por aquellos que habéis ofendido. El sacrificio redentor de Cristo tiene el poder de perdonar incluso el más grave de los pecados y extraer el bien incluso del más terrible de los males. Al mismo tiempo, la justicia de Dios nos llama a dar cuenta de nuestras acciones sin ocultar nada. Admitid abiertamente vuestra culpa, someteos a las exigencias de la justicia, pero no desesperéis de la misericordia de Dios.


4 comentarios:

  1. Como siga así la cosa, tendrá que quitar lo carteles de los niños de antes de nacer, para pagar las condenas que les pondrán por abusar de los niños de después de nacer.
    Qué verguenza.

    ResponderEliminar
  2. Me parece una monstruosidad tanto lo que ha ocurrido como la forma en la que el Vaticano está tratando el problema, intentando limitar al máximo las responsabilidades.

    ResponderEliminar
  3. Las iglesia católica en España ha de empezar por dejar privilegios. El gobierno ha de ser laico y coherente, quitar privilegios a "esos".

    ResponderEliminar