sábado, 10 de abril de 2010

Las ramificaciones del caso Gürtel pueden ensuciar a Jerez


Los hilillos de la marea negra del caso Gürtel llegan hasta Jerez. Unos hilillos que a modo de tentáculos ensuciaron el Ayuntamiento de Jerez en 2004, cuando Pablo Crespo, el segundo del “Padrino” – entiéndase Correa -, llamó a las puertas del Consistorio para ver que tajada se podía llevar.
Y se la llevó, por supuesto, porque la entonces alcaldesa, María José García Pelayo, le adjudicó en enero de 2004 dos contratos de servicio, uno a Special Events, Teleanuncio y a Down Twon Consulting, cuya denominación hoy es Easy Concept.
Mari Pepa le adjudicó por la friolera de 162.806,37 euros la gestión del stand de Fitur, mientras que el contrato de la publicidad y la propaganda se le adjudicó a Teleanuncio por importe de 141.364,56 euros. Además a Easy Concept se le adjudicó a Down Twon el espectáculo ecuestre en la Plaza Mayor por un montante de 39.366,92. No contentos con esto, hubo un cuarto contrato con Easy Concept por 11.855,08 euros para el acondicionamiento del Pabellón Cecilio Rodríguez para espectáculos flamencos. Sobre estos dos últimos contratos, el Partido Popular nunca hace referencia.
La suma total del coste de la presencia de Jerez en Fitur gracias a los corruptos del caso Correa asciende a 355.392,93 euros.
En todos los casos, el Instituto de Promoción y Desarrollo de la Ciudad, recurrió al procedimiento excepcional y urgente para la tramitación de expedientes, recogidos en el Texto Refundido de la Ley de Contratos de la Administraciones Públicas. En concreto, en referencia al artículo 210 C. dedicado a los casos de imperiosa urgencia derivada de imprevistos no imputables a la administración.
Nadie podía prever que Jerez – que había participado durante años en Fitur, fuese a acudir a la Feria Internacional del Turismo en 2004 -. El pobre de Pepe Agüera, entonces director del Instituto de Promoción, tuvo que justificar como pudo la urgencia, asegurando que en el mes de diciembre había sido aprobado el Plan de Excelencia Turística de Jerez, que hacía conveniente la participación de la ciudad en Fitur.
Una lástima esta urgencia, sobre todo para la empresa jerezana FERIACO, que venía gestionando durante años la presencia de Jerez en Fitur.
Pues bien, todavía no tenemos una aclaración de María José García Pelayo sobre este despilfarro cometido en 2004, que supuso casi 300.000 euros más que la presencia de Jerez en la Feria Internacional en 2009, incluido el espectáculo de los caballos.
¿Qué más hace falta para que actúe la Justicia?

1 comentario:

  1. "La justicia es un cachondeo" dijo alguien en su día y se quedó corto, en este momento la justicia es ua pura mafia.

    ResponderEliminar