martes, 20 de abril de 2010

Un Arenas desdibujado y sin pulso inaugura la sede del PP en Jerez


Desdibujado, deslavazado, así se presentó el presidente del Partido Popular Andaluz, Javier Arenas ante sus militantes en Jerez, durante la inauguración de la nueva sede que este partido ha abierto en la calle Larga de Jerez. El discurso fue el mismo de siempre, las conocidas referencias a las traiciones del PSOE a Andalucía en materia de Deuda Histórica, la falta austeridad etc.
¿Qué tendría Javier Arenas la tarde del lunes 19 de abril? ¿Sería tal vez que se enteró por los periódicos que su amigo Bárcenas había dimitido?
Los conspicuos periodistas de Jerez no le preguntaron por la dimisión como senador del Tesorero del PP imputado en el caso Gürtel. Los sagaces plumillas que se han limitado a jalear – con mucho más ardor que el propio Arenas – la futura llegada a la alcaldía de García Pelayo, se olvidaron que el ex vicepresidente del Gobierno, también fue Secretario General del PP en la época en que la trama corrupta campaba a sus anchas por España.
En un ejercicio de cinismo, el presidente regional del PP pidió austeridad al ayuntamiento de Jerez, un ayuntamiento que precisamente en época de García Pelayo se permitió el dispendio de contratar con empresas de la trama la presencia de Jerez en Fitur, por un coste varias veces superior al del pasado año.
Pero lo que llama la atención no es tanto el cinismo, las mentiras o las descalificaciones a las que nos tiene acostumbrado el PP y sus dirigentes, fue la actitud… Arenas estaba taciturno, abatido, sin nervio… Arenas está triste -aunque él diga preocupado-, ¿qué tendrá Arenas?

No hay comentarios:

Publicar un comentario