lunes, 28 de junio de 2010

Rosa es un nombre bonito.


Nací un día de agosto a las cinco de la tarde, hora taurina, aunque nadie me preguntó ni dónde ni cuando. Me dieron un cachete para que llorara y eso debió marcar mi destino porque desde entonces no han parado de darme palos. Mi padre quería una niña, a la que iba a llamar Rosa; creo que esa fue la primera vez que le decepcioné... Rosa es un bonito nombre... pero como mi padre no tenía un plan "B" y nací el día de San Ramón, me pusieron Ramón, que no me gusta. Nadie me consultó, así que me encogí de hombros y al parecer más pequeño comenzaron a llamarme por el diminutivo, Moncho; total, un lío...
Desde muy pequeño fui un soñador, o sea, que me quedaba “colgao” en las alturas cuando me despertaba, cuando me levantaba de la cama, mientras movía el cacao, en el autobús del colegio, en clase… Me fue mal, como es de esperar. Mi padre se sintió mucho más decepcionado con aquel niño inútil que veía musarañas donde sólo había desconchones
Ya de adolescente seguí soñando, pero con visiones tétricas, que pronto cambiaron a magníficas escenas libidinosas, casi reales, que congelaban el tiempo interior mientras que el mundo seguía girando a una velocidad de vértigo… Me fue mal, como es de esperar. Mi padre fue el primero en darme por perdido.
Cuando llegué a la juventud empecé a dejar de soñar y a convertir la vida en un sueño… y sólo gracias a la suerte no me fue tan mal, aunque bien podía haberme “quedao colgao” en las alturas… casi estuve a punto de darme por perdido.
En mi madurez he dejado de soñar, y ahora sí que me va mal y pienso, qué habría sido de mi vida si me hubiera llamado Rosa… Rosa es un nombre bonito.
(Todo esto viene a que en una red social me piden que escriba en cuatro líneas mi biografía, y sólo se me ocurre que me llamo Ramón, pero que bien podría haberme llamado Rosa)

6 comentarios:

  1. Ambos empiezan por "erre", así que tú eso: erre que erre.

    Y sigue soñando...a veces no son tantos los desconchones, ni las musarañas...mira bien.

    ResponderEliminar
  2. Si Vuestra Merced es capaz de escribir estas cosas,... creo,... que nada hay perdido,... y que aún tenéis la capacidad de soñar.

    Gestos colgados variados.

    ResponderEliminar
  3. Laura, qué difícil es soñar, cuando cada sueño es una herida.

    ResponderEliminar
  4. D. Rodrigo, a Fe mía que pondré todo mi empeño en seguir soñando.

    ResponderEliminar
  5. El gran logro del desarrollo occidental ha sido acabar con los sueños.
    No lo permitamos.

    ResponderEliminar
  6. Hola Moncho. Mi blog ha iniciado una nueva encuesta, en este caso sobre el PP de Jerez y la trama Gürtel. Como siempre, estáis invitados a participar tú y tus lectores. Lo explico en http://elblogdepepebouza.blogspot.com/2010/07/nueva-encuestablog-pelayo-y-gurtel.html

    ResponderEliminar