domingo, 31 de octubre de 2010

¡Una de comerciantes! ¡Marchando!

"Lo que no se puede hacer es tener las camisas llenas de polvo en las estanterías". Esta desafortunada frase del "ínclito", como le gustaba a Antonio Castro denomina a Pedro Pacheco, ilustraba hace veinte años la crisis y la incapacidad de los comerciantes del centro para hacer frente a los nuevos tiempos.



El Gallo Azul

Es cierto que las grandes superficies hicieron mucho daño cuando aparecieron, hace no más de cuarenta años. Pero también es cierto que los centros históricos de otras ciudades bullen de comercios y bares atestados de gente. Puede ser, sólo puede, que en estas ciudades, además haber especializado sus comecios, han tenido una actitud agresiva ante las ventas, han facilitado tickets de aparcamiento a los clientes, y han mantenido sus establecimientos abiertos en horarios interminables, hasta que han conseguido recuperar la clientela y han convertido el centro de sus ciudades en un lugar donde acudir.

Recuerdo, no hace muchos años, las quejas de los comerciantes... que no abrían sus puertas hasta las diez de la mañana y cerraban a la una y media, para no volver a abrirlas hasta las cinco de la tarde y tener la tienda cerrada y a oscuras cuando en alguna ventana sonaba la sintonía del Telediario.

Hoy el centro por la noche sigue siendo una boca de lobo. Hoy, como hace veinte años, no encuentro un lugar donde comer cuando salgo tarde del trabajo, aunque en aquella época sólo había un pequeña -mini- hamburguesería junto al Señor del la Puerta Real, donde sólo cabían dos personas dentro y el resto teníamos que hacer cola en la calle.

Es probable que pese a que "papá ayuntamiento" colabore con el pago del aparcamiento del Arenal, quienes nos visiten para pasar un día de compras en Luz Shopping, se vayan con la cara partida de Jerez, porque se encontrarán el centro como siempre, a oscuras y cerrado por descanso del personal...

No hay comentarios:

Publicar un comentario