jueves, 25 de noviembre de 2010

Yo también me senté en el banquillo por maltratador

Esta es una historia que no va a gustar a nadie.


Sí, yo me senté en el banquillo de los acusados, en el Juzgado de Violencia sobre la Mujer Nº 1 de Jerez de la Frontera, así que debo formar parte de esas más de 140.000 denuncias por malos tratos, que según las estadísticas, se han producido este año en España. Y sí, fui uno de tantos hombres que pasó por comisaría a prestar declaración con cara de idiota, sin saber qué me estaba ocurriendo.

"Tu mujer no te ha denunciado", simplemente han saltado las alarmas porque ha acudido a un centro de salud con un moratón en una pierna que dice que se lo has hecho tú.
 Lo que no dicen las estadísticas es lo que ocurre después, cuando tu mujer decide no declarar, cuando tu abogada te recomienda que no declares.

Te conviertes en un presunto maltratador y empiezas a buscar piso, porque piensas que con la mujer con la que has convivido durante años ya no puedes seguir viviendo. Luego aparece la posibilidad de acudir - por iniciativa propia - a un gabinete psicológico para terapia de parejas. Con el tiempo la psicóloga - mujer- llega a la conclusión de que tu mujer muestra, si no una personalidad inmadura, una reacción inmadura a la hora de resolver un problema, (la convicción de que su marido bebía mucho), y por eso ha acudido al médico para buscar una persona con autoridad que me llame al orden; pero claro, los protocolos interinstitucionales se activan, y no los para nadie, ni siquiera la propia esposa cuando acude a comisaría a impedir que la denuncia siga su curso.

Ella se niega a declarar. Yo me acojo al derecho a no declarar y se sobresee el caso - jurídicamente esto significa que el tema queda aparcado hasta nuevo aviso-.

Pasan las semanas de terapia, y la psicóloga le insinúa a mi mujer que me tiene que pedir perdón porque el maltrato nunca existió, y porque la "lección" que pretendía darme se le fue de las manos.

Pasados los meses... y en un momento de intimidad, ella me pidió perdón.

He querido siempre a mi mujer con locura, y la terapia de parejas nos ha hecho recordar por qué estamos juntos desde hace años y, además estamos disfrutando otra vez los dos juntos. Ella siempre me ha querido... pero pienso, qué habría sido de mi si no hubiera sido así. Si en esos momentos hubiéramos estado a punto de separarnos o, si me odiara. Pasaría lo que pasa cuando varias administraciones - SAS, Ministerio del Interior y Consejería de Justicia - entran a saco en tu vida, legitimados para no aplicar la presunción de inocencia...


Condeno hasta el tuétano el maltrato y a los maltratadores, pero algo se está haciendo mal. El fin no justifica los medios, porque cuando eso es así, lo que desaparece es la Justicia.

7 comentarios:

  1. A este servidor Vuestro, mi Señor,... no le parece una mala historia.

    La ley ha servido para mejorar la situación,... pero ahora,... lo que hay que mejorar es la ley.

    Gestos presuntamente inocentes variados.

    ResponderEliminar
  2. Pues a mi me ha gustado la historia por el deselace, no por lo vivido mientras se desarrollaba. Estoy contigo en que desde arriba se están saltando la Justicia con ciertas decisiones propias de radicales...

    ResponderEliminar
  3. Ser hombre no puede ser un delito, Don Rodrígo.

    ResponderEliminar
  4. Guasón, amigo, judicialmente todavía no ha habido desenlace o final, sigo siendo un presunto maltratador, por lo que pido a Dios que mi mujer no se queme friendo croquetas o se pille la mano con la puerta del coche...
    Tan no se ha cerrado el caso, que formo parte del grupo al que doña Leire pretende privar de la custodia de sus hijos... Dentro de poco nos harán vestir por la calle con una estrella amarilla, una cruz escarlata o nos cortarán una oreja para que todo el mundo pueda ver de lejos a la alimaña que se mueve entre la población.

    ResponderEliminar
  5. Aún siendo mujer, que lo soy, aún habiendo sido señalada por otras que dicen que tiro piedras sobre mi propio tejado, aún así, querido amigo, conozco demasiadas historias similares a las que cuentas con la diferencia que ellos han tenido que pasar noches en el calabozo incomunicados, con la diferencia que no pueden ver a sus hijos, con la diferencia que sus mujeres nunca les pidieron perdón, ni en público, ni en la intimidad. Cierto, esa ley solo muestra que ser hombre es delito y el maltrato se da en hombres y mujeres. Maltrato que, como tú, CONDENO Y CONDENARÉ SIEMPRE, venga del sexo femenino o del masculino... no, no es una historia que no guste, es, simplemente, una historia que no quieren escuchar...

    ResponderEliminar
  6. Los protocolos nunca sirven al bien común o personalizado necesario. Ni en justicia, ni en sanidad, ni en educación... Seguro que hay más historias como la que cuenta. De hecho conozco una, afortunadamente resuelta positivamente para ambos miembrxs de la pareja, lo que no es habitual. Yo entiendo la violencia machista como el icebert de la violencia estructural, cada días más violenta y agresiva. Espero y deseo que nuestra madurez democrática pueda limar errores y hacernos más responsables a mujeres y hombres de la realidad en la que vivimos.

    saludos.

    ResponderEliminar
  7. Comento aquí algo tarde.Cuento: soy abuelo de una niña preciosa-cosa de abuelo-,nacida de un momento de aquí te pillo y así lo quiso la madre unilateralmente(ya se sabe... cuando la cabeza de abajo se calienta.. la de arriba echa humo...)y desde que nació la niña pues su madre usa a la pequeña como el arma de un despecho evidente.

    Demandó al padre de su hija después de decirle mas de una vez que no era suya...
    pidió 6oo euros de pensión alimenticia y rara es la vez dentro de los periodos de visitas .nunca estuvieron casados,salvo una convivencia breve que le sirvio a la madre para "cazar" a su presa-un jovencito inexpertos y dócil-en que no argumenta enfermedad de la niña para no dejarle que se relacionen.Entrega su parte de baja(que los médicos entregan sin más)
    Como la sentencia fijó 275 euros ella apela haciendo gastar mucho en abogada y procuradora al chaval.
    En plena época navideña no ha permitido que la niña vea a su padre y dado que éste trabaja a turnos le dice que ese es su problema cuando pierde la fecha de visitas.
    Podría seguir,pero eso será otra historia.Espero que no sea negra historia,ya que el riesgo de ser apartado por denuncia falsa sobrevuela mi percepción todas las noches...

    ResponderEliminar