jueves, 10 de febrero de 2011

El tonto de Rafael

EL TONTO DE RAFAEL


(Autorretrato burlesco)



Por las calles, ¿quién aquél?

¡El tonto de Rafael!

Tonto llovido del cielo,

del limbo, sin un ochavo.

Mal pollito colipavo,

sin plumas, digo, sin pelo.

¡Pío-pic!, pica, y al vuelo

todos le pican a él.

¿Quién aquél?

¡El tonto de Rafael!

Tan campante, sin carrera,

no imperial, sí tomatero,

grillo tomatero, pero

sin tomate en la grillera.

Canario de la fresquera,

no de alcoba o mirabel.

¿Quién aquél?

¡El tonto de Rafael!

Tontaina tonto del higo,

rodando por las esquinas

bolas, bolindres, pamplinas

y pimientos que no digo.

Mas nunca falta un amigo

que le mendigue un clavel.

¿Quién aquél?

¡El tonto de Rafael!

Patos con gafas, en fila,

lo raptarán tontamente

en la berlina inconsciente

de San Jinojito el lila.

¿Qué runrún, qué retahíla

sube el cretino eco fiel?

¡Oh, oh, pero si es aquél

el tonto de Rafael!





Rafael Alberti





Para tener sentido del humor hay que empezar por reirse de uno mismo. Hay quien es incapaz de reirse de sí mismo, ni de entenderlo,  se lo impide la fatua egolatría, por eso me apoyo en un genio, como Rafael Alberti,  para corroborar mi aserto.

4 comentarios:

  1. Alberti escribió mucho después: "yo era tonto y lo que he visto me ha hecho dos tontos"
    Yo me he sentido así muchas veces.
    Por eso no tengo el más mínimo reparo en reírme de mi misma.
    Me ha gustado mucho tu entrada.
    Detesto también la fatuidad egocéntrica.
    De una amiga que sabe que es amiga, aunque no sepa de quien...

    ResponderEliminar
  2. Otros son tontos y no se enteran, contreras.

    ResponderEliminar
  3. C.D.P.S. Amiga, eres una de las dos personas que en Jerez no sabe todavía quién soy

    ResponderEliminar