sábado, 5 de marzo de 2011

El alzheimer se extiende por la clase política



Lo que da de sí una erre
 La conferencia semanal con la que amenaza Pacheco, donde expone sus disquisiciones sobre lo divino y lo humano,ayer, el ínclito expresó tres "barbaridades" cometidas por el actual gobierno municipal. El candidato a candidar dijo que parte de la responsabilidad del paro la tiene el actual gobierno porque: retrasó sin motivos la aplicación del Plan General, disolvió entes importantísimos como la Gerencia de Urbanismo, poniendo en cuestión a los técnicos, y le ha faltado al respeto a los empresarios, a los que, como al de Vicasa, ha hecho esperar en los pasillos del Ayuntamiento y los ha ahuyentado.
Baste recordar tres perlitas del anterior mandatario para refutar estas afirmaciones. El Plan General que pretendía aprobar Pacheco contemplaba la creación de una cantidad de viviendas que suponía un crecimiento de alrededor del 30% de las existentes, si no más, y lo paralizó la Junta suponiendo que no era oro todo lo que relucía. El gobierno municipal disolvió la Gerencia de Urbanismo, un bastión independiente donde la Fiscalía Anticorrupción tiene en su poder facturas falsas emitidas por obras, que, como en el caso de la empresa Jerecom, su propietario admite que nunca realizó. En tercer y último lugar no hay peor falta de respeto a los empresarios que hacerles la vida imposible... o ya no se acuerda Pacheco de empresas como Multialquileres; o rizando el rizo, no se acuerda cuando cedió las radios de los policías locales a los sindicatos durante la última gran huelga de la vid, para que los comandos de piquetes se coordinaran al objeto de interceptar los camiones de la vendimia. Eso sí que es faltar al respeto a los empresarios, a los que después de tan arbitrario comportamiento, tuvo que pelotear de mala manera para tratar de mejorar la imagen de una ciudad que era abandonada por los inversores.
Ni que decir tiene que siempre apostó por el comercio tradicional, al que recomendó en su día que le quitaran el polvo a las camisas en las estanterías...
Jonny Weismuller acabó sus días dando gritos, con la cabeza perdida, encarnado sin voluntad al personaje que le lanzó a la fama, Tarzán. Esperemos que Pacheco no acabe encarnando el papel de sabio andalusí, dando lecciones magistrales mezcla de filosofía, rabia contenida, añoranza y senectud... sobre todo porque además, hay que volverlo a escuchar y leer en los artículos de los periodistas "culeros". Se nota que me ha gustado la última página del Diario de Jerez de ayer. 

2 comentarios:

  1. Pero, tengas o no razón, si convoca una rueda de prensa, ¿habría que censurarlo?

    ResponderEliminar
  2. Nadie habla de censurar, pero creo que un periodista es algo más que un altavoz.

    ResponderEliminar