jueves, 31 de marzo de 2011

Nuevos despidos en silencio


"Vicios privados, públicas virtudes"  es el título de una película que vi en el Cineclub de Arquitectura en Sevilla, cuando estaba en el instituto, y era muy moderno eso de ir a ver películas extranjeras "raras", porque no las entendía, con mis botos camperos y el jersey de cuello alto de lana de mi padre... Qué trasnochado eso del cineclub. Tan trasnochado como el silencio cómplice de los medios de comunicación, que no denuncian el despido de otra decena de trabajadores en el Diario de Cádiz, la mayoría de talleres y algún que otro mando intermedio. No se denuncian por no molestar a los señoritos, por esa antigua y reverenciosa actitud hacia las "personas de orden" que, como los Joly, llevan siglos marcando el rumbo de la sociedad española.
¡Cuántas líneas sobre retrasos en los pagos en aras de la "libertad de prensa"! ¡Cuánta tinta sobre los despidos en una y otra empresa!
Queda mucho por hacer en este país para poner en su sitio a esa "noblesse de robe" apegada al poder, que no es más que un lastre para el progreso, sobre todo para el progreso del pensamiento social.
La única lectura positiva de la sangría privada que lleva a cabo el grupo Joly es que sus muros se desmoronan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario