jueves, 28 de abril de 2011

Gracias al Partido Popular por recordarnos por qué debe haber televisiones públicas

Ana Pastor, defendiendo la dignidad de los profesionales
 de Televisión Española 
El Partido Popular ha iniciado una campaña de acoso a TVE, ya que es uno de los pocos medios que trata de mantener la pluralidad y libertad informativa. Ayer me sorprendió que todas las televisiones del "bloque" hablaran sobre lo lógico que sería que, ante el número de televisiones privadas, desaparecieran las televisiones públicas.
No sólo se hacen eco las televisiones del "bloque", también el editorial de El Mundo, y es que cuando el Partido Popular lanza una campaña o una consigna, todo el bloque mediático la repite hasta la saciedad, y es que la derechona no puede soportar que mientras se gasta una fortuna en sus televisiones, la opinión, más o menos libre, más o menos plural de los españoles se vea reflejada en los informativos de la televisiones públicas.
No recuerdan estos clones televisivos que las televisiones privadas explotan una concesión pública, que la obtención de una licencia de televisión es un acto excluyente, ya que el otorgamiento de una frecuencia "PÚBLICA" IMPIDE A OTRAS EMPRESAS SU EXPLORACIÓN. La utilización partidista de las frecuencias otorgadas llevó a la reforma de la Ley Orgánica de Régimen Electoral General, que incluyó en enero la obligatoriedad del respeto a los criterios de pluralidad, neturalidad y "PROPORCIONALIDAD"  a las televisiones privadas, por su carácter de adjudicatarias de un servicio PÚBLICO. Bien, el Partido Popular y su bloque de televisiones privadas, que trabajan única y exclusivamente con el objetivo de conseguir el gobierno de la nación en las próximas generales, no dudan en descalificar a las televisiones públicas y pedir su desaparición. Han empezado por Televisión Española, pero pronto pasarán a pedir la desaparición de las televisiones autonómicas y municipales. El bloque no quiere opiniones diferentes a la que financian, CON MUCHO DINERO, con tanto como gastan los gobiernos en las televisiones públicas, en antena. Ejemplo tenemos a patadas. ¿No recuerdan el gasto de Telefónica para sacar adelante a Antena 3? Ese episodio acabó con el despido por pérdidas millonarias de 400 trabajadores de la televisión privada. ¿Cuántos de estos periodistas de las televisiones del "bloque" van a ir a la calle cuando pasen las elecciones generales? ¿De qué viven esas televisiones, con lo caro que es un minuto de televisión?
Gracias al Partido Popular, a su incesante labor de fustigación de las libertades públicas, porque nos recuerdan el por qué de los servicios públicos como la televisión.
Por cierto, ¿Tendría que declarar el PP como gastos electorales el sostenimiento de las televisiones privadas no rentables? ¿Son los pagos de los empresarios a esas televisiones gastos electorales adjudicables al PP?

No hay comentarios:

Publicar un comentario