miércoles, 25 de mayo de 2011

El hecho biológico inevitable

Estoy recuperando mi propia vida. Después de casi dos meses inacabables, de jornadas inteminables, por fin ayer volví a tener una tarde libre en día laborable. No parece gran cosa, pero poder ir a comprar una regadera y dos mangos de madera para las herramientas del jardín me pareció toda una liberación.
Me dio tiempo también a contratar el teléfono  con un operador distinto, después de que la guerra entre operadores de telefonía me hayan dejado desde el doce de abril sin teléfono fijo y robándole Internet a una vecina... lo que no dice mucho en mi favor...
Fue una tarde estupenda, tuve tiempo de regar las plantas, de tomarme un cubatita, de sacar al perro y de pensar. Sí, porque me sorprendió mucho que ayer el PSOE asegurara que tras su derrota en Jerez, lo mejor haya sido la victoria con mayoría absoluta del PP. Quizá sea mejor que unos pactos que podrían haber devuelto el poder o gran parte del poder a quien enterró en la miseria el futuro de muchos en Jerez. Lo peor de Pacheco no es Pacheco, es el pachequismo; una red clientelar con raíz en el ayuntamiento. Un sindicato que no tiene otra militancia y otra fuerza que la que radica en la misma red clientelar y, una red social creada  para controlar el movimiento vecinal, para evitar sus protestas cuando no interesan y para crear problemas donde no los hay, como ya hemos visto en la pasada campaña electoral.
Estuve pensando que hoy el líder es un prejubilado, que para las próximas elecciones tendrá 66 ó 67 años, y sus adláteres del sindicato y de la federación tendrán la misma edad e incluso algunos años más. De todas formas es triste que una ciudad como Jerez tenga que esperar al hecho biológico inevitable -la vejez en este caso-, para librarse del mayor lastre que haya padecido jamás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario