jueves, 23 de junio de 2011

Otro niño robado en el franquismo

Francisco Franco
No termino de entenderlo. Ayer se pasó por la redacción una señora que ha presentado una denuncia ante la Fiscalía de Cádiz por el robo de su hermano en 1969. Van casi 900 denuncias según el Fiscal del Estado, y cada día aumenta el número. En julio de 1969 la madre de la denunciante dio a luz en el hospital de Jerez. Fue intervenida de una cesárea y falleció ese mismo día. Al padre, una monja le enseñó un hatillo de ropa diciendo que era el niño fallecido, y el médico le aseguró que su hijo había fallecido junto con la madre y junto con ella iba a ser enterrado. Hace dos años exhumaron el cadáver de la madre, pero junto a él no había cadáver de niño alguno. La familia empezó a investigar, y se ha encontrado con dos altas médicas sobe el niño, firmadas por el mismo médico; una por fallecimiento, y otra dando el alta hospitalaria.
No termino de entenderlo, y eso que he leído cantidad de libros sobre el franquismo, sobres sus desmanes, sobre las cuerdas de presos utilizados como mano de obra barata, sobre asesinatos y fusilamientos... Como no lo entiendo me he bajado hasta una tesis doctoral sobre la asistencia social en tiempos de Franco, y estoy horrorizado. La práctica del robo de niños comenzó justo después de acabar la Guerra Civil, como fórmula de represión, y continuó hasta 1987, en que cambió la ley de adopción, bien entrada la democracia. Los españoles vivieron en estado nazi, donde médicos, comadronas, sacerdotes y monjas decidían quién podía criar a un hijo y quién no. Todo apunta a que varias mafias actuaron de forma impune durante décadas, y si eso es así, no es posible hacerlo sin la connivencia del Estado. El juicio al franquismo, que sigue instalado en los órganos de poder y centros de decisión, no puede esperar más. Ayer vino una señora a denunciar que su hermano podía ser uno de los bebés robados del franquismo, pero no es la primera, hace unos meses ya estuvo una pareja.
Me resulta tan difícil, y eso que ya tengo años, entender en qué clase de sociedad vivieron mis padres...

No hay comentarios:

Publicar un comentario