martes, 7 de febrero de 2012

Noches en blanco

Hundimiento del barco Prestige
Entre noches "blancas y azules", "blancas y verdes" y rutas de tapas baratitas, los jerezanos llevamos ocho meses de noches en blanco. Del: "Rajoy va a mimar a Jerez", se ha pasado a dejar a Jerez a la deriva, esperando que se aleje como el Prestige de la costa para que cuando se hunda cause el menor daño posible. No parece gratuito que corriera hace pocos días el rumor por el ayuntamiento Jerez de despidos masivos de entre 600 y 700 empleados, ni parece baladí que Diario de Jerez allane el camino a la alcaldesa anunciando que ninguna de las líneas de financiación han tenido resultado.
Parece que la realidad se impone, que quienes decíamos que las palabras son solo palabras teníamos razón.
Puede incluso que la falta de recursos haga justicia, y a la persecución sectaria e individualizada que se ha seguido en todos los departamentos municipales le siga ahora la puesta en la calle tanto de los perseguidos como de los "conversos", que han señalado con el dedo a quienes había que quitar de en medio, mientras cantaban la gloriosa venida de nuestra salvadora, con el único objetivo de ascender.
La quiebra es una vara de medir como otra cualquiera a la hora de hacer regulaciones de empleo. Mientras, podemos disfrutar de tapas y cervezas baratitas... ¡A la rica tapa, oiga!

No hay comentarios:

Publicar un comentario