miércoles, 7 de marzo de 2012

Me equivoqué y pido perdón


Qué les van a decir a sus hijos cuando la "reforma" les
alcance de lleno
 Hace muy pocos días me contaban que un matrimonio abjuraba del PP y aseguraba, con la rotundidad con la que se suele expresar el personal en Jerez, que lo iba a volver a votar... Lo hacían, no por la subida de impuestos, que les pilló por sorpresa, sino porque han despedido a uno de sus hijos con el consabido; 20 días por año y sin explicaciones. No pude por menos que sonreír. Una cosa es pedir a todos un esfuerzo, pagar más impuestos aunque no figure en el programa electoral, y otra muy distinta es que te toquen a los hijos...
Me sonreí, sí, y pido perdón por ello. Me equivoqué porque no hay que solazarse con la desgracia ajena. Lo que hay que hacer es explicar a estas clases medias acomodadas que cuando salimos a la calle a pedir la retirada de la reforma laboral no lo hacemos porque sí, sino porque es un instrumento que no sirve para crear empleo, que destroza las relaciones laborales y que va, precisamente, a hacer desaparecer las clases medias. Hay que hacerles ver que si a ellos no les llega el tsnami, a sus hijos sí. De hecho, ya les está llegando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario