miércoles, 25 de julio de 2012

Era tan sencillo...

Era tan sencillo, no sé lo que ha fallado. Bastaba con echar a Zapatero para que los "mercados" se tranquilizasen, entendiesen que todos estamos en el mismo bando y obtuviésemos financiación ágil, rápida y barata, y así, nuestros bancos empezarían a prestar dinero a las empresas y, poco a poco, volveríamos a la senda del crecimiento...
Mariano Rajoy
Era todo tan sencillo... Íbamos a acabar con el paro "creando empleo"; con la crisis, creciendo y produciendo; y con la desconfianza, generando confianza. Un programa de obviedades del que apenas se conocían algunas líneas, como la no subida de impuestos y los nulos recortes en sanidad y educación. Pero lo peor no ha llegado. Lo peor está por llegar, porque quienes mandan pueden equivocarse, tomar medidas incorrectas o poco afortunadas, pero lo que no pueden hacer es poner en manos de la competencia la dirección de esta empresa que se llama España. Lo peor está por llegar porque la crisis no va a durar unos años, durará una eternidad si dejamos que conviertan a la economía española en una economía colonial.
El Gobierno de Vichy sigue cediendo soberanía y futuro a costa de los ciudadanos; reduciendo la democracia a su mínima expresión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario