sábado, 6 de octubre de 2012

¿Serán pijos los jueces del TSJA?

Manifestación de los bomberos.  La foto es de Andalucía
Información
El juez Pedraz, que es cierto que tiene pinta de pijo, le ha destrozado el tenderete al PP dejando a las claras que una cosa es la Justicia, y otra muy distinta la utilización que se quiera hacer de ella con fines partidistas.
En esto llega Pedraz y le dice al Gobierno que no hay delito contra las instituciones del Estado en la concentración del 25-S frente al Congreso y reprocha la actuación policial por excederse en sus funciones. El juez reprocha que a los arrestados se les trate de imputar un delito que que no se señaló en un principio ni en las informaciones que llegaron a su juzgado, ni en los atestados que fueron remitidos en un principio al Juzgado de Instrucción número 8 de Madrid.
El Juez Pedraz lo que ha venido a demostrar es que en un estado democrático no se puede utilizar ni a los policías ni a los jueces para imponer el miedo, que eso es de lo que se trata; y eso ha sentado entre los prepotentes prebostes del PP como espuela en la "jancá."

¿Será pijo el juez andaluz?

Resulta que la decisión del Juez de la Audiencia Nacional no es la única contraria a los intereses del Gobierno o del PP, en este afán por acallar a quienes protestan e imponer la ley del silencio. El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía ha condenado a la Subdelegación del Gobierno de Cádiz a pagar las costas del recurso interpuesto por el Sindicato de la Policía Local de Cádiz y Unión de la Policía Local y Bomberos por restringir la manifestación convocada por estos colectivos el domingo ante el congreso provincial del PP que se llevó a cabo en el Hotel Atlántico.
La sentencia, contra la que no cabe recurso, destaca la escasa incidencia sobre el orden público de la manifestación, ya que los convocantes "son funcionarios de un colectivo no muy numeroso y no cabe presumir que estos colectivos se pudieran enfrentarse entre si por razones políticas, sindicales o de otro tipo", por lo que el Tribunal entiende que "no existe motivo, ni parece razonable"  la modificación del trazado resuelta por la Subdelegación.
Lo único que pretendía la Subdelegación es que los compañeros del PP no escucharan pitos durante la celebración del congreso... una manera muy democrática de restringir los derechos de los ciudadnos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario