lunes, 15 de octubre de 2012

Tranquilos, que esto tiene solución II

Vista general de Jerez
"Problema aplazado, problema solucionado", así al menos reza una máxima atribuida al Vaticano para afrontar  las cuestiones espinosas, que  bien es posible que para la Iglesia  se cumpla, porque es una institución milenaria para la que lo importante es su permanencia en el tiempo y que se puede permitir otro refrán: "no hay mal que cien años dure, ni cuerpo que lo resista".
El concurso para la venta de Aguas de Jerez quedó desierto el pasado día 10 de octubre, entre otras cosas porque a nadie le interesa una empresa pública si no puede hacer un buen negocio, y el negocio se hace subiendo las tarifas. ¿Había calculado los tiempos el Partido Popular? Quiero decir, ¿había diseñado que durante la tramitación del ERE  no fuese un conflicto más la subida de tarifas? Si eso es así, cabe pensar que los anuncios de rápida solución para las empresas concesionarias que no cobran eran falsos. Más pienso que la capacidad de planificación necesaria para llevar a cabo esa estrategia está muy lejos de los actuales gobernantes, y que más bien están siendo arrastrados por la corriente en sus toma de decisiones.
Con las promesas de cobro -"en un par de meses"-, lo único que hace el PP es aplazar los problemas, aunque la gente se quede por el camino, porque para el PP, como para la Iglesia, lo importante es perdurar, no las personas, sobre todo si uno/a cobra del Senado y no del Ayuntamiento.
No se puede decir que el PP no esté haciendo nada, no. Está echando al personal - al suyo no - a la calle para reducir gastos, pero, ¿y para crear empleo?
Tranquilos, que esto tiene solución, ya han pasado 16 meses desde las elecciones y al contrario que con el Vaticano en el Ayuntamiento hay elecciones para cambiar el gobierno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario