martes, 2 de octubre de 2012

Un cese no explicado en la primera crisis de gobierno

García Pelayo y Antonio Saldaña, durante la presentación
de los cambios en el gobierno municipal
¿Desde cuándo la acumulación de cargos ha sido un impedimento para un político? La sustitución ayer de Antonio Saldaña al frente de la delegación de Urbanismo ha sido la primera crisis del gobierno de García Pelayo, no explicada.
¿Cuales son los hechos?
Lo único tangible es que el primer teniente de alcalde ha sido cesado en Urbanismo... para asumir coodinaciones políticas de grupo. El hecho de que su cese coincida con su nombramiento como Secretario General del PP de Cádiz obedece simplemente a la gestión de tiempos que hacen los políticos, ya que de haberse producido la sustitución con anterioridad al nombramiento interno, ésta habría sido identificada con facilidad como un cese.
¿Cómo abandona Saldaña la delegación de Urbanismo con la avidez con la que la deseaba, que más parecía un Gollum adorando a su anillo?
Además, Saldaña ha sido sustituido por uno de los concejales "menores" del gobierno municipal, Agustín Muñoz, hasta ahora delegado de Movilidad bajo la supervisión de Javier Durá, quien por cierto sigue en el cargo pese a haberse mostrado incompetente a la hora de gestionar el ERE municipal.
El resto de los cambios no son más que un aderezo con el que simular la medida. Lidia Menacho deja Participación, porque no la pueden ver las asociaciones de vecinos, y la sustituye José Galvín, un hombre de más fácil conversación. Lo extraño es que Galvín asuma la coordinación del Plan Urban, lo que nos puede llevar a pensar que el gobierno local piensa enterrar definitivamente el plan, o bien, poner un hombre de paja para usar el plan como mero arma arrojadiza, sin más pretensiones.

Conciliación

Pero hete aquí, que el cambio al frente de Urbanismo no fue el único que realizó el gobierno local. También cambió de talante, reuniéndose con la oposición para pedir su colaboración. Extraña petición después de haber puesto en la calle mediante un ERE que no hay por dónde cogerlo a 260 personas cuyo principal defecto laboral es el pertenecer o haber pertenecido a un partido político distinto del PP o, haber ejercido la representación laboral de los trabajadores a través de algún sindicato no invitado a la caseta de Feria del PP. Una petición de colaboración cuando el gobierno local prepara otra "persecución" similar en las empresas municipales, que pronto se verá.
Quizá esa mala gestión del ERE y esa saña con la que se ha tratado a los rivales políticos que se ha traducido en una protesta interminable por lo injusta, y que perdurará en los tribunales y en la prensa, pueden estar detrás del "castigo". Es una hipótesis sin fundamento, pero es el caso que la arbitrariedad con la que se ha llevado a cabo el ERE municipal es lo que, de momento, está causando más daño en Jerez a la imagen del PP, junto con los impagos.
















2 comentarios:

  1. La acumulación de cargos siempre es un impedimento mientras se sumen cada vez más funciones y tareas, y tanto Saldaña como Lidia Menacho han sido elegidos por el PP provincial para ocupar puestos importantes que les ocuparán mayor tiempo, y hacer cambios en sus responsabilidades municipales es actuar de forma racional y responsable, pensando en Jerez y no en el poder de acumular sillones, en eso los expertos son otros.

    ResponderEliminar
  2. Entonces tienen que dedicarle menos tiempo a Jerez porque tienen labores de partido que realizar. Que cada cual crea lo que quiera, pero es curioso que los expertos siempre sean los otros. Hay que conocer el paño para saber cuál es de precio.

    ResponderEliminar