miércoles, 5 de junio de 2013

Ejemplo de gestión y aumento del patrimonio

Reciente visita de medio Gobierno municipal junto con el obispo a la iglesia de Santiago, para hacerse una foto,
arremeter contra la Junta de Andalucía, y explicar que el obispado, que es el propietario del inmueble, va a tener
que actuar como todo hijo de vecino arreglando y conservando lo que es suyo
Ha tenido que ser la crisis (estafa) que padecemos la que empiece a poner orden en el desaguisado de las relaciones Iglesia - Estado. La Iglesia de Santiago lleva años en un estado ruinoso, sin que sus propietarios, la Iglesia, la misma que va poniendo a su nombre bienes a lo Curro Jiménez, haga algo por solucionarlo. La Junta de Andalucía ya había puesto 2,5 millones de euros para obras de emergencia, y si la dejan, seguro que pone el millón y pico que falta para consolidar el inmueble con tal de hacerse la foto. Pero he aquí que no hay un duro, y las obras siguen paralizadas so pretexto de que la empresa adjudicataria está en concurso de acreedores y que el proceso para una nueva adjudicación lleva tiempo.
Ante la cruda realidad, el Ayuntamiento no ha tenido más remedio que instar al propietario a que cumpla con sus obligaciones, eso sí, le ha instado con toda la amabilidad del mundo y prestando su colaboración, en la medida de sus posibilidades, que son ninguna, y aprovechando para lanzar una buena andanada a la administración autonómica.
El obispado tendrá que asumir ahora sus obligaciones, claro que para ello no es suficiente todo el dinero del mundo, ni el hecho de que sea la única institución "privada" que no se ha visto afectada por los recortes. El obispo no tiene otra idea que la de hacer un óbolo para conseguir los recursos; porque si algo tiene muy claro la Iglesia es que lo que tiene que hacer es gestionar y aumentar su patrimonio, y para ello no se puede gastar un duro de lo que exprime del Estado.
La "X" de la casilla de la Iglesia es para mantener la estructura administrativa de la Iglesia, para pagar los sueldos y gastos de los clérigos, no se destina a Cáritas u otras organizaciones con fines sociales y estamos aprendiendo que tampoco a preservar el patrimonio.
Por cierto, si cada vez las vocaciones son menores, hay menos curas, y no digamos monjas, y la transferencia de la Renta permanece invariable, que para eso se aumento del 0,5% al 0,7%; ¿en qué emplean estos hombres de Dios el dinero?

No hay comentarios:

Publicar un comentario