viernes, 9 de enero de 2015

Miedo al miedo

Los políticos creen que los ciudadanos tienen memoria de pez; que tras tres años de gobierno bastan unos cuantos meses de propaganda para que las aguas vuelvan a su cauce. No parece que esta estrategia esté dando sus frutos, a tenor de los datos del último sondeo realizado por la SER, que sitúa a Podemos como primera fuerza política en estos momentos, por delante del Partido Popular y PSOE. Una encuesta que se ha realizado coincidiendo con los mejores datos económicos de cierre de año, desde que comenzó la crisis, y con el triunfalismo expresado tanto por el ministro de Economía, como por el presidente del Gobierno.
Asistiremos, seguro, a la política del miedo
Me temo que si esta estrategia no funciona asistiremos pronto al discurso del miedo. Miedo expresado curiosamente por la técnico encargada de explicar en la SER la elaboración de la encuesta, que dijo temer que si la crisis continuaba "Podemos" obtendría unos buenos resultados, y miedo a la falta de seguridad ciudadana.

Seguridad ciudadana.

Hemos asistido con estupor a los execrables crímenes perpetrados por fundamentalistas islámicos contra los dibujantes de la revista "Charlie Hebdo", un suceso que ha conmocionado a Occidente. El enemigo a las puertas, o el enemigo interior es la excusa perfecta para endurecer todavía más las leyes de seguridad ciudadana, recortar derechos, a la  vez que dirigir el voto hacia los partidos conservadores, más proclives a los estados policiales.
Ya usó y abusó del miedo el Partido Popular cuando estaba en la oposición al inicio de la crisis. Telemadrid llenó sus informativos de robos, atracos y sucesos, lo mismo que hizo alguna otra cadena privada, que no contenta con difundir episodios que aparecen como breves en las páginas de los periódicos, los vinculaba entonces con el estado de necesidad en el que se encontraba parte de la población a causa de la crisis.

Miedo al miedo.

El inicio de los recortes en la época de Zapatero, la llegada de la crisis agravada por el pinchazo de la burbuja inmobiliaria y el miedo a la pérdida de la seguridad y el programa del Partido Popular, incumplido posteriormente de forma soez, no dejaron ver el bosque de recortes que se avecinaba de recortes y pérdida de derechos.
Hoy, mientras leía bien temprano El Mundo en la calle, un joven se me acercó y me dijo: "compra El Diario, que viene un buen artículo sobre la deflación". Me ha hecho gracia, pero lo que más me ha gustado ha sido revivir esa sensación de interés por la política que había durante la transición, cuando unos recomendaban a otros la lectura de tal o cual artículo.
Me da miedo la táctica del miedo. Que se inculque el miedo a la gente para impedir que el voto ciudadano traiga la regeneración democrática que tanto hace falta en España.

Represión

Hoy que se enarbolan banderas contra los criminales fundamentalistas que asesinan la libertad de expresión y la vida, contra quienes no se puede bajar la guardia y hay que erradicar, no podemos olvidar que es delito manifestarse sin permiso, que es delito fotografiar a un agente en acto de servicio y también lo puede ser hacer una caricatura de un cerdo vestido de policía

No hay comentarios:

Publicar un comentario