domingo, 18 de octubre de 2015

Por puntualizar un poco... en esta boda gitana en la que se ha convertido el PP

Los protagonistas de la polémica: Carlos Herrera y
 José María González, alcalde de Cádiz
Ante la boda gitana en la que se ha convertido el PP, con rasgaduras de camisas e histeria colectiva ante las elecciones, hay que introducir un poco de cordura en el "debate" para que todos tengamos claro de qué estamos hablando.
La entrevista es un género periodístico que precisa de dos autores, entrevistador y entrevistado, y que no se puede llevar a cabo sin la concurrencia de uno de los dos; es por eso por lo que, por ejemplo, La Vanguardia envió al gabinete de Felipe González el texto de la entrevista que realizó en septiembre para su revisión, antes de su publicación.
La entrevista se concede o no, y ello no implica veto alguno. Vetar a un medio de comunicación significa no permitir el acceso de éste a la información, pero ninguna persona tiene obligación de conceder una entrevista.

Estrategias

El alcalde de Cádiz ha decidido no conceder entrevistas a la cadena Cope mientras el periodista Carlos Herrera no pida disculpas por la falta de respeto con la que le ha tratado. No es una estrategia muy recomendable, pero sí lógica, la de no colaborar con una serie de medios que más allá de la línea editorial, acallan la labor de los representantes electos de los partidos emergentes y que solo publican la anécdota, el chascarrillo o la barrabasada de cualquier afiliado de una pedanía serrana.

Que los "ajustes de cuentas" hay que hacerlos de forma personal... Las estrategias, acertadas o no, las marca cada cual, siempre y cuando se respete la legalidad democrática, y en este caso el alcalde de Cádiz ha actuado de una forma perfectamente democrática.

No hay comentarios:

Publicar un comentario